La Festa da Istoria de Ribadavia, una de las mejores excusas para disfrutar del Ribeiro

Visitar el norte de España siempre es una buena idea y si además optamos por una zona con una gastronomía de primer nivel y un buen vino, la idea es aún mejor si cabe. Por ello, a lo largo de las siguientes líneas os queremos proponer una visita a Ribadavia para disfrutar de una de sus emblemáticas fiestas y aprovechar para maridar una buena comida con un vino de la zona, mientras conocéis el Ribeiro y sus tradiciones.

En lo que respecta a los orígenes de la Festa da Istoria o, lo que es lo mismo, la que es una de las imprescindibles fiestas históricas de la comunidad gallega revive el pasado de una villa en la que estuvo instalada la corte del Reino de Galicia durante la época medieval, cuando se convirtió en el centro urbano más importante del territorio. Así, desde 1989, en Ribadavia se celebra la Festa da Istoria, durante el último fin de semana de agosto, para recuperar la memoria, las tradiciones y el esplendor de su pasado. Se tiene constancia de que los festejos se celebraban cada año entre 1637 y 1868, hasta que se suspendieron y volvieron a ser recuperados en pleno siglo XX. Además, de un tiempo para esta parte, la celebración está catalogada como Fiesta de Interés Turístico Nacional.

Esta distinción se debe a que fiestas medievales hay muchas, pero las normas que rigen la Festa da Istoria de Ribadavia, además de su entorno excepcional, la convierten en un evento muy especial. Aquí solo está permitido el pago en maravedíes, moneda oficial de la fiesta. De tal modo que si quieres comprar algo durante la celebración de la misma, tendrás que pagar con ellos, por lo que deberás cambiar tus euros por maravedíes en el banco que se instala en la Plaza Mayor, la Alhóndiga, o en sus distintas sucursales que se ubican por la villa. El banco permanece abierto hasta las 22:00 horas del sábado, mientras que las pequeñas sucursales cierran un poco antes, a las 21:00 horas. Pero no solo eso, sino que además de cambiar el dinero, debes saber que para asistir de público a algunas de las actividades de la fiesta has de ir vestido de época, tal y como sucede en la recreación de la boda judía, por lo que si no tienes ropa que se adapte a las circunstancias del evento, nosotros te recomendamos que recurras a Eviltailors, quienes cuentan con un amplio catálogo que a bien seguro tiene algo que te quede como un guante.

Y es que es importante ir cómodo, dado que, además de las novedades que puedan incluirse cada año, hay una serie de actos en la programación de la Festa da Istoria de Ribadavia que se han convertido en emblemáticos y que ningún visitante se debe perder. En este sentido, los festejos comienzan el viernes por la mañana, con la apertura del mercado medieval, con sus puestos de artesanos, comida y bebida colocados por las callejuelas de la villa. A lo largo del día, se suceden los pasacalles y recreaciones históricas como las luchas campesinas en el campamento de mercenarios sito en la Alameda, las exhibiciones de esgrima histórica en el castillo de los Sarmiento, la lectura del Bando da Istoria a última hora de la tarde y conciertos de música medieval y música folk. Por su parte, el sábado es el día grande de la fiesta. A las 11 comienza el Gran Desfile da Istoria, en el que puede participar todo aquel que lo desee siempre y cuando vaya vestido de época. Tras leerse el pregón y nombrar a los Notables da Istoria, comienzan las recreaciones históricas. Entre ellas, las más destacadas son el baile medieval, las exhibiciones de cetrería, el ajedrez viviente y la Voda Xudea, representación de una ceremonia sefardí. A la tarde también se celebra el torneo medieval y diversos conciertos.

Como toda buena fiesta gallega que se precie, no puede faltar la comida

Uno de los ejes centrales de la celebración es la gastronomía y el buen vino de la zona.  El momento cumbre de esta combinación de buen comer tiene lugar durante el Xantar medieval, comida para la que es necesario reservar plaza con antelación y en la que se sirven platos tales como empanadas, lamprea, cordero y postres, sin olvidar los licores típicos y, por supuesto, el vino de O Ribeiro. Pero si no has podido apuntarte no es excusa para no disfrutar de los manjares. En el centro histórico podrás elegir lo que prefieras entre los muchos puestos en los que encontrarás desde el tradicional pulpo hasta dulces judíos.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies