Reglas de etiqueta para una primera comunión

Reglas de etiqueta para una primera comunión

Siempre que llega mayo, comienza la temporada de las Primeras Comuniones y los preparativos para el gran evento. Desde los recuerdos que entregaremos a los familiares invitados, el menú del día tan especial y lo más importante, nuestro atuendo.

En relación a este aspecto, muchos tienden a olvidar que al final esto se trata de  un ritual de la Iglesia católica y un evento familiar, que si que es una fiesta, pero el protagonista es el niño o niña que recibe el Sacramento de la Primera Comunión.

Por eso, y en busca de rescatar las reglas de etiqueta propias del momento, hemos escrito este artículo en donde te explicamos como han evolucionado este tipo de evento hasta la actualidad y como vestirnos de forma adecuada para la ocasión. Sigue leyendo.

Evolución de la comunión como evento social

Una de las muestras más claras de como ha cambiado esta celebración a través de los años es que mientras que a mediados del siglo pasado, a una comunión sólo se invitaba a los familiares más cercanos e incluso a algún vecino muy allegado; a día de hoy, se invita a familiares, por supuesto, pero también a amigos de los padres y del niño o niña que la toma.

Otro cambio fue en la forma de agasajar a los invitados, ya que si en otros tiempos el sacramento se recibía en la mañana y luego se ofrecía a los familiares un desayuno potente a base de chocolate, churros, picatostes y bizcochos, ahora esto ha dejado paso a un auténtico convite al nivel del que se celebra para una boda.

Además de este cambio en las costumbres, podemos comprobar también la evolución de la moda, ya que si bien es cierto que el vestido blanco largo con variedad de tejidos, adornos y estilos sigue siendo el más popular para las niñas,  en el caso de los niños ahora existe más variedad.  Partiendo de un pantalón corto y una chaqueta “blazer”, podemos llegar al clásico de marinero, e incluso al desfile de Almirantes, Capitanes de Fragata, y demás; siendo uno de los más populares ahora el  traje de Gala de la Guardia Civil que, según las fuentes investigadas, aumentó su demanda en más del 30 % para que los niños hicieran su Primera Comunión.

Reglas de etiqueta para la primera comunión

Es un acto más austero que una boda y por ello no hay que perder la cabeza comprando vestidos carísimos ni vistiéndonos de noche, más bien hay que practicar la discreción.

Se podría decir que a una comunión se va de media etiqueta”, es decir, no se puede ir con elegantes vestidos largos, pero tampoco es una comida informal familiar más, en la que se va perfecta con unos vaqueros o un vestidito de tirantes.

A diferencia de las bodas, el blanco está aceptado, de hecho, está muy de moda combinar este tono con cualquier otro, como el negro, el marino y el fucsia… Sin embargo, los colores más apropiados para vestir son los primaverales: tonos naturales y neutros, blancos, cremas, y pasteles.

Los padres del niño que celebra la comunión son los que marcan la etiqueta, sobre todo en el caso de los hombres. Es decir, si el padre no lleva corbata, sería una descortesía que los invitados sí la llevasen. Y es que la regla de oro es nunca ir más elegantes que los progenitores.

Por otro lado, como es un acto que se celebra por la mañana, lo más apropiado es ponerse un vestido corto, es decir, a la altura de la rodilla. Al igual que los trajes sastre, tanto de falda como de pantalón son una opción perfecta.

Es aconsejable vestir una chaquetilla, blazer o abrigo a juego con el vestido por dos razones: por etiqueta, en la iglesia, ya que está mal visto estar con los hombros al aire durante la misa, y por lógica, ya que el tiempo en primavera aún no es el apropiado para estar tan ligeros.

La madre del niño o niña protagonista se verá muy bien con un vestido que sea de corte clásico, y que se modernice jugando con los complementos. Pero, si se quiere estar más moderna, los monos o pantalones con caída y tejido sutil son una excelente opción; y lucen muy bien ya sea con tacón o con zapatos planos. Sin contar que combinan muy bien con una chaquetilla o blazer que contraste. Y en cuanto al calzado, al celebrarse en primavera – verano, las sandalias de tacón o los peep toes son de lo más apropiado.

El peinado también es un elemento de cuidado. No hace falta hacer grandes recogidos ni peinados demasiado elaborados. Se está dejando de llevar el liso extraplanchado, pero si llevar la melena suelta, unos rizos desordenados o un semirecogido. También hay diademas y tocados pequeños que son preciosos siempre que vayan en consonancia con el vestido elegido. Mientras que las coronas de flores, o broches metálicos pueden dar a un atuendo un look boho chic muy actual.

Los bolsos pueden ser tipo sobre, con cremallera, o carteras planas y grandes. Lo importante es evitar tanto los bolsos de diario como los clutch metalizados o joyas, propios de las bodas y la noche.

Al ser un evento diurno, el maquillaje debe ser suave y natural. Los smoke eyes y los labios rojos son espectaculares, pero no tienen cabida en este evento.

Cosas que debes evitar

  • No está de moda que los zapatos sean del mismo tono que el bolso.
  • Hay que evitar combinar el vestido de la mujer con la corbata de su pareja. O que el hombre lleve el mismo color y estampado en corbata y pañuelo de la chaqueta.
  • Aunque el vestido sea de manga corta o tirantes, llevar guantes hasta los codos no es apropiado ya que esto se reservan para la alta etiqueta en eventos nocturnos.
  • No es nada aconsejable vestir de negro o tonos muy oscuros, con vestido largo de los que tapan los zapatos, con medias de rejillas, con botas, con brillos y con lentejuelas.
  • Ya que parte del evento se desarrollará en una iglesia, está de más decir que las minfaldas, escotes vertiginosos y espaldas al descubierto tampoco están bien vistas.
  • Por último, la alta joyería no es muy aconsejable, ya que se trata de un evento de día.  No hay que abusar de las grandes piezas, sino más bien apostar por la discreción.

 

Consejos para elegir el traje del niño o niña protagonista

  1. Elegir un traje que guste a todos

La comunión se suele realizar después de los 7 años por lo que tu hijo ya tendrá voz y voto, y no es de extrañar que quiera opinar sobre el traje, ya que, al fin y al cabo, será él quien lo lleve. Así que aunque la decisión final es de los padres no se debe dejar de la opinión del pequeño y tomar en cuenta sus gustos.

  1. Determinar el estilo

Existen diferentes trajes de comunión para niños, además de los diferentes colores en los que se puede conseguir cada estilo. Por ejemplo, en el caso de los varones, lo más usual es elegir un traje color negro y con corbata, pero existen otras opciones que debes valorar junto a tu hijo, siempre teniendo en cuenta el tipo de comunión que se desea celebrar o incluso si se tratará de un acto privado o en grupo.

3. Establecer un presupuesto máximo

Si tienes un presupuesto limitado, será mejor que determines un tope máximo antes de comenzar a buscar el traje de comunión para tu hijo.

Recuerda que se trata de un traje que usará en una sola ocasión; pero, si apuestas por ejemplo, por un traje o vestido clásico, si que podrá rescatarlo para otras oportunidades, siendo una inversión más que inteligente.

4. Escoger los complementos adecuados

Una vez que tengas el traje, podrás comprar los complementos. Considera que cuando se trata de elegancia, menos casi siempre es más. Apuesta por joyas sencillas, y mejor aún si después las puede volver a utilizar.

5. Elegir sabiamente la tienda

Carnaval y mucho más, tienda de disfraces y accesorios para diferentes eventos, como el de la Primera Comunión, explica que la elección de la tienda puede marcar una gran diferencia de precio y calidad.

Mientras que en algunas encontrarás los diferentes modelos clásicos, incluyendo los trajes de estilo marinero, en otras puedes hallar un estilo más desenfadado. No obstante, también existe la posibilidad de comprar un traje de comunión de segunda mano, lo cual puede representar un ahorro de hasta el 70% en caso de tener un presupuesto limitado. De hecho, considera además que comprar en las tiendas online suele ser más económico y muchas prevén el envío gratuito.

  1. Tomar el cuenta el clima

Por último, pero no menos importante, antes de comprar el traje de comunión debes considerar la época del año. Hay trajes que pueden ser muy bonitos pero que no son adecuados para la temporada y harán que el niño se sienta incómodo.

Considera además que las comuniones suelen ser al mediodía, y si se trata de la primavera, el día puede ser fresco, por lo que es mejor optar por un traje con chaqueta, que el niño se podrá quitar o poner según lo necesite.

 

Deja una respuesta