Plantar árboles frutales: decoración y consumo propio

Poder ir a recoger tu fruta de cosecha propia en el jardín es algo con lo que muchos sueñan. Es perfectamente idílico poder despertarse por la mañana, salir a la luz del sol y cosechar fruta justo afuera de la puerta.

¡Y luego saben mucho mejor cuando los cultivas por ti mismo! La buena noticia es que no tienes que ser un experto jardinero o agricultor para poder plantar un árbol frutal. Todo lo contrario, es un proceso simple si solo sabes cómo proceder. Tanto si dispones de un pequeño terreno, un jardín o simplemente una pequeña parcela en la que tienen cabida dos árboles; o un balcón o terraza donde poder acoger dos grandes maceteros, podrás cultivar bien tu árbol frutal.

Por supuesto, se necesita algo de tiempo, dedicación y paciencia para que el árbol brote y comience a crecer, para que luego poder cosechar la fruta.

Ventajas de plantar tus propios árboles frutales

 

Los árboles frutales de cosecha propia son algo que muchos ven como idílico y un poco romántico, pero también es muy práctico para aprovechar un espacio al aire libre y tener el género a tu alcance.

El fruto es puro y madurado al sol: Ya que tú decides por ti mismo cómo se cuidarán los árboles frutales, también eres tú quien decides cómo será la fruta en sí. Si eres solo un pequeño cultivador casero que siembra unos pocos árboles frutales en el jardín, es raro que vayas a usar aerosoles u otros venenos como los que emplean en las cosechas más grandes. Entonces realmente podrás sentir el buen sabor de las frutas puras que se han vuelto maravillosamente maduras al sol y jugosas de forma natural y sin pesticidas. Y sin mencionar la diferencia en el contenido nutricional y las vitaminas.

La fruta está fuera de la puerta: Otra ventaja fantástica de cultivar árboles frutales en el jardín es que la fruta se puede encontrar justo afuera de la puerta. Por supuesto, las distancias pueden variar dependiendo de dónde elijas plantarlas en el jardín y qué tan lejos esté la distancia de tu puerta, pero independientemente, están al menos más cerca que las de la tienda.

Las frutas saben más y son saludables: Las frutas que compras en la tienda de comestibles generalmente se rocían con varios productos químicos y toxinas para que crezcan más, duren mejor y se vean mejor. Los productos químicos hacen que las frutas tengan un sabor significativamente menor de lo que deberían y que todas las vitaminas y nutrientes desaparezcan. Si, por otro lado, cultivas tus propias frutas, no usarás pesticidas y similares, lo que significa que los sabores naturales tienen tiempo para desarrollarse en las frutas y que todos los nutrientes permanecen. Será más sabroso y saludable.

No es necesario un gran jardín: Mientras se puedan plantar en una buena ubicación y se les dé espacio para crecer, prosperarán bien. En otras palabras, casi todos pueden cultivar árboles frutales de alguna manera y disfrutar de la cosecha independientemente del jardín disponible. Incluso unos grandes maceteros en un balcón o terraza son más que suficientes mientras tengan sol.

¿Cuándo se deben plantar los árboles frutales?

 

Lo primero que puede ser bueno saber, es que generalmente comprarás árboles frutales como plántulas en macetas en una tienda de jardinería, lo que significa que sólo debes colocar una plántula terminada.

Las plántulas en maceta facilitan enormemente la siembra, ya que se pueden poner en el suelo en principio en cualquier momento durante el año, siempre que el suelo no esté muy congelado y no se pueda excavar en el suelo.

El hecho de que se pueda plantar durante todo el año se debe al hecho de que tienen los llamados sistemas de raíces intactas y, por lo tanto, pueden echar raíces en cualquier momento.

Esto significa que se pueden plantar tanto en primavera, verano y otoño. Recuerda evitar los períodos que son más cálidos y donde existe riesgo de olas de calor.

Consejos y sugerencias para para tu árbol frutal

 

Al igual que con todas las plantas, árboles y arbustos que vas a plantar, hay muchas cosas en las que puedes pensar para que sea más fácil para ti y para proporcionar mejores condiciones para el árbol durante el crecimiento.

Estos son algunos de los mejores consejos y sugerencias:

¿Cuánto tiempo quieres que viva tu árbol?

Hay muchos tipos diferentes de árboles frutales y de cada árbol frutal hay muchas variedades diferentes. Por ejemplo, hay especies de árboles frutales en los que existen diferencias en cuánto tiempo pueden vivir las diferentes variedades, dependiendo del tipo de tronco que se puso, que luego determina cuánto tiempo podrá vivir ese árbol en particular.

Los profesionales de Viveros La Herriza, aconsejan que, si no te importa mucho y solo quiere un árbol que dure unos años, puedes comprar la variedad más común en la tienda de jardinería, que se establece en un tronco llamado portainjerto A2. Si, por otro lado, deseas un árbol que pueda durar muchos años más, debes pedir una variante especial de la tienda de jardinería que se encuentra en el tallo de la semilla.

Considera la altura del tallo

Otro consejo muy necesario es que debes pensar a qué altura quieres que alcance el árbol antes de elegir la variedad de árbol, y luego estamos hablando de la altura del tronco. Cuanto mayor sea la altura del tronco, más alto será simplemente el árbol.

Esto significa que si deseas un árbol alto en el que desees poder sentarse bajo su sombra, debes elegir una variedad de árbol que sea de tallo alto.

Que tengas que pensar en esto con tanta antelación es porque el tronco del árbol no crece mucho más una vez plantado, sino que es la copa del árbol la que crece.

En otras palabras, el tallo no crecerá mucho más alto que la forma en que lo compres, pero tendrás que elegir la altura deseada desde el principio. De lo contrario, puedes tener un problema de espacio.

Elegir el lugar de cultivo adecuado

Cuando vayas a plantar tus árboles frutales, es importante que se coloquen en el lugar correcto del jardín. Mientras esperan ser puestas en el suelo, las plántulas deben mantenerse a la sombra para no correr el riesgo de secarse.

Sin embargo, cuando vayas a plantar los árboles, preferiblemente deben colocarse en un lugar soleado para que los insectos que polinizan las flores prosperen, y que los árboles puedan nutrirse y den una cosecha generosa con frutos tan maravillosamente madurados al sol.

El lugar también debe ser luminoso y preferiblemente protegido del viento. Además, recuerda dar a las plántulas mucho espacio para que puedan crecer libremente.

Analizar qué tipo de suelo tienes

Dependiendo del tipo de árbol frutal que vayas a plantar, los diferentes tipos de suelo encajan muy bien. Algunas variedades de árboles frutales son un poco más sensibles a ser el tipo correcto, mientras que otras se pueden plantar en varios tipos diferentes de suelo.

Sin embargo, no importa qué tipo de árbol frutal compres, siempre debes apuntar a un tipo de suelo que esté bien drenado y nutritivo, por lo tanto, lo contrario del suelo arcilloso pesado y húmedo, por ejemplo.

Si el suelo es demasiado arcilloso o demasiado arenoso, puedes equilibrarlo mezclando turba, compost, mantillo de corteza o tierra de siembra, por nombrar algunos materiales ricos en mantillo.

El suelo donde los árboles frutales echarán raíces también debe estar libre de malezas, ya que roban nutrientes y agua de los árboles.

Tampoco debes plantar el árbol frutal en el mismo lugar donde se ha levantado otro árbol frutal.

No plantes demasiado profundo

Para que los árboles frutales tengan un buen crecimiento y den una gran cosecha, debes pensar en cómo se coloca el árbol en el suelo. Sabemos que el lugar de cultivo debe ser soleado y que el suelo debe estar bien drenado y nutritivo, pero también se trata de que la planta no se ponga demasiado profunda en el suelo.

Esto se debe a que las raíces de los árboles frutales deben tener acceso al oxígeno, de lo contrario serán envenenadas por todo el dióxido de carbono que puede matarlo.

Cuidado de los árboles frutales

 

El cuidado de un árbol frutal en sí no es tan difícil, pero hay que gastar un poco de tiempo y energía en él. Aquí hay algunos consejos sobre algunas cosas que son buenas a tener en cuenta cuando se trata de cuidar árboles frutales:

Regar periódicamente

Cuando estás en periodos más calientes y secos, debes regar aproximadamente una vez a la semana con aproximadamente 20-30 litros por vez.

En el primer año después de la siembra, es bueno regar aproximadamente cada dos semanas. Si no se permite que el árbol recién plantado crezca en un suelo suficientemente húmedo, se secará y, en el peor de los casos, morirá.

Para que el agua no se evapore tanto, puedes cubrir el suelo con corteza de cubierta o similar.

Mantén alejadas a las malas hierbas

Especialmente durante los primeros años, cuando el árbol es más sensible y requiere una nutrición adicional para establecerse correctamente. Incluso en los siguientes años de crecimiento, debes tratar de mantener las malas hierbas alejadas lo mejor que puedas para maximizar la absorción de nutrientes y la reposición de líquidos de tu árbol frutal.

Si cubres el suelo alrededor del árbol con mantillo de cortezas, compost o similar, actuarán como una especie de protección contra las malas hierbas. También evitarás que el agua se evapore.

Y si vas a cortar el césped alrededor de la planta, este mantillo o compost te hará ver la planta con mayor claridad y no cortar justo al lado de la planta.

Invertir en la protección adecuada contra animales

No importa dónde vivas, es muy inteligente invertir en establecer una protección adecuada de la vida silvestre alrededor de tus árboles frutales.

Para evitar que los árboles frutales sean destrozados o mordidos por curiosos animales, como ciervos, liebres, conejos, pájaros, gatos, ratones, etc., deberás proteger con redes de cultivo o vallas.

Proteger los árboles frutales de plagas con fungicidas caseros y naturales

Los insectos se sienten atraídos por las jugosas frutas, por lo que éstos árboles tienden a sufrir plagas si no se les protege. Para evitar químicos, pueden hacer fungicidas caseros naturales, que no dañen el medio ambiente y sea más natural. Por ejemplo, puedes añadir canela, bicarbonato de sodio o vinagre de manzana mezclados con agua y pulverizarlos sobre la planta. Para evitar hongos, reducir el riego.

Fertilizar con estiércol en vez de con químicos

Otra cosa importante a considerar es la fertilización. Para que la planta prospere más bien y para que el suelo sea bueno en nutrientes, es necesario mejorarlo un poco de vez en cuando mezclar la tierra con un poco de fertilizante.

Durante la siembra real, puede ser bueno extender aproximadamente medio saco de estiércol de vaca para que la planta reciba como una ayuda extra. Esta opción es mejor, más sana y más respetuosa con el medio ambiente que los fertilizantes químicos.

Entonces puede ser bueno tratar con la fertilización aproximadamente una vez al año, en primavera o principios de verano. No es algo que sea realmente necesario para que la planta sobreviva, pero la hace sentir mejor.

Retira el palo de soporte después de aproximadamente 2 años

El palo de soporte permitirá que el árbol eche raíces con tranquilidad, mientras que el tronco crecerá más fuerte y más estable. El soporte se coloca al mismo tiempo que se planta la plántula.

A los 2 años, el árbol frutal ya es lo suficientemente fuerte para mantenerse solo por sí mismo. Entonces se tendrá que retirar el palo de soporte que le ha acompañado en fase joven.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies