El hormigón, el mejor termómetro de la economía

El hormigón, el mejor termómetro de la economía

Seguro que has leído noticias del Banco Central Europeo cuando realiza cálculos sobre la situación económica de los países. Ellos son los encargados de decir cómo irá la economía de España en los próximos años. Sin embargo, cuando hubo la gran crisis hace unos cuantos años, solo lo hizo a toro pasado. Así todos somos adivinos, ¿verdad? Lo realmente meritorio es ver venir las crisis para poder tomar medidas.

Aquí es donde intervienen las pequeñas economías domésticas, ellas son las que nos dicen cómo va la cosa. Y uno de los mejores termómetros que tenemos en España es el del hormigón. Está comprobado que si este sector va bien, la economía de un país va bien. Si se construye, es que esa nación vive en bonanza y todo se mueve. No en vano, son muchos los sectores que se mueven alrededor de la construcción. Así, hoy nos ponemos en contacto con Eiros, una empresa referente en el mundo del hormigón para que nos cuenten cuáles son la sensaciones que se están viviendo en el sector.

“Desde hace más de 50 años, fabricamos y distribuimos todo tipo de prefabricados de hormigón para edificación, obra pública y urbanismo, destacando por la alta calidad de nuestros productos y un excelente servicio, colaborando conjuntamente con estudios de arquitectura, ingenierías y constructoras para lograr un objetivo común: construcción eficiente y sostenible”, nos detallan desde la empresa.

Así está el mercado

Actualmente, más de 700 plantas distribuidas en todo el territorio español ostentan el certificado “Hormigón Expert Anefhop. Los índices en 2018 reflejan una clara mejoría respecto a la tendencia negativa que experimentaron en los dos ejercicios anteriores. Así, se puede observar que hubo menos accidentes y de menor gravedad. Y ello resulta tanto más significativo teniendo en cuenta como además, que estas estadísticas han contado con la mayor masa laboral incluida en el análisis desde que la Asociación tiene registros.

Cabe destacar un buen comportamiento generalizado de la demanda frente a las previsiones que ANEFHOP venía  haciendo desde mitad de año 2018. El dato de crecimiento del 2017 -15,9%- parecía fuera de todo alcance en el 2018, pues la sensación extendida entre los empresarios era de ralentización del crecimiento, algo que, por otro lado, también coincidía con los datos que la Asociación obtenía  por trimestres. Así, en la Asamblea celebrada en octubre, ANEFHOP señalaba una cifra probable de crecimiento a final de año de alrededor del 10%. Además, los datos macroeconómicos de los que disponíamos también apuntaban en esa dirección, con ajustes a la baja de los crecimientos por países, tanto del Banco Central Europeo como del FMI.

Por Comunidades

Se mantienen como mayores Comunidades productoras de hormigón: Cataluña (3,9 MM), Andalucía (3,0 MM) y Madrid (2,8 MM). Los incrementos mayores se producen en Baleares (34,7%), Navarra (30,8 %) y La Rioja (25,9%). Si bien estos porcentajes no son muy significativos, debido a que sus niveles de consumo son bajos y cualquier variación supone un incremento grande en porcentaje.

Los datos

Afortunadamente, una vez computados los datos reales sobre las estimaciones, las cifras de crecimiento no se han visto tan afectadas, y el alto nivel de actividad del último semestre frente al estimado ha hecho que se pierdan respecto al crecimiento del 2017 exclusivamente un 3,5% frente a los casi 6 puntos esperados. Así, el porcentaje de cierre del año se sitúa en el 12,4%, incrementándose la producción en 2,4 MM m³ sobre 2017, para llegar a 22,2 MM de m³ de producción total.

Hace unos meses, la Asociación Nacional de Fabricantes de Hormigón Preparado (Anefhop) anunció un crecimiento moderado del sector en 2019, basándose en los datos de la economía y en el nivel de licitación de obra pendiente. Anefhop transmitió esta percepción durante su Asamblea General, celebrada en mayo, en la que reunió a sus asociados y dibujó la senda de actuación para el próximo ejercicio.

Amoldarse a la situación

Se reinventa. Afortunadamente el hormigón ha sabido amoldarse a los nuevos tiempos. Y a todo ello habría que sumar que el cemento es 100% reciclable y que en su fabricación utiliza residuos de otras industrias, fomentando la economía circular. Además, en el caso de nuestro país, la cercanía de las materias primas evita las emisiones de transporte, algo que no sucede con otros materiales constructivos con menor huella de carbono, pero que deben recorrer larguísimas distancias hasta ser utilizados en nuestro país.

Para garantizar la equiparación de las inspecciones y reducir al máximo el margen de interpretación de los distintos Organismos de Control, Entidades de Inspección u Organismos de Certificación, que alcancen el correspondiente reconocimiento de ENAC para la realización de las auditorías y la emisión del correspondiente Certificado, ANEFHOP ha considerado conveniente poner a disposición de las empresas asociadas el presente documento que se ajusta fielmente a lo indicado en la ITCP.

Para el año 2020 se espera que el crecimiento siga bajando su ritmo sobre el actual. Por un lado, la perspectiva económica no parece muy favorable cuando hay organismos que hablan ya de la siguiente recesión. Esto puede hacer que el Gobierno que entre en España tampoco se aventure a afrontar todas las obras necesarias que estamos demandando, tanto de obra nueva como de mantenimiento de infraestructuras. Sin embargo, hay un halo de optimismo, pues ahora mismo existe una gran diferencia entre las licitaciones y las ejecuciones, por lo que, si se procede a la ejecución, tendríamos oxígeno para un crecimiento razonable.

Nuevos retos

También existe la posibilidad de que el nuevo Gobierno afronte las obras fuertemente demandadas desde todas las organizaciones empresariales (constructoras, carreteras, cemen-teras,….), cuya falta de ejecución nos coloca a la cola de Europa en porcentaje de PIB dedicado a este tipo de inversión.

Con estos parámetros, ya sabemos que el hormigón nos avisa que se avecinan malos tiempos, si los políticos no se ponen de acuerdo y otorgan a España una estabilidad que hasta ahora no ha tenido. Pero ahora por lo menos lo hemos sabido atajar antes. Es el momento de que las empresas tomen medidas para que no les pille el toro. El oráculo del hormigón ya ha hablado.

 

Deja una respuesta