Crece el número de instalaciones que hacen accesibles los bienes públicos

Crece el número de instalaciones que hacen accesibles los bienes públicos

¡Qué importante es disponer de las herramientas necesarias para hacer que, en nuestro país, no falta ninguna estructura e instalación que potencie la calidad de la vida de todas aquellas personas que lo habitamos! No estamos hablando, o al menos no lo estamos haciendo de manera directa, de llaves inglesas, martillos o destornilladores, sino que nos estamos refiriendo a las empresas que se encargan habitualmente de montar todo tipo de instalaciones. Son estas empresas las que, en realidad, nos pueden hacer la vida más fácil a todos y todas. Son empresas que, en resumidas cuentas, no nos pueden fallar.

Las empresas instaladoras se han visto obligadas, de alguna manera, a mantener el contacto entre sí y con las administraciones públicas para tratar de responder a todas las necesidades que se demandan en la sociedad. Esto es lo que ha ido poniendo de manifiesto la necesidad de organizarse en torno a federaciones. Gracias a ello, se ha ido pudiendo resolver las diferentes necesidades que iban surgiendo a medida que pasaban los años. Gracias a ello, en definitiva, hemos ido constituyendo una sociedad cada vez mejor. Hubiese sido complicado haber gestionado este tema con cada cual mirando a un lado.

Una noticia publicada en la web Interempresas.net informaba de la evolución que han seguido las empresas instaladoras y sus instalaciones a lo largo de los últimos 50 años en el interior de nuestras fronteras. En la noticia se informaba de esa necesidad de agruparse que han seguido muchas de las entidades que tienen que ver con el sector y la mejora de la productividad que ese modelo ha permitido conseguir con el paso de los años. Lo cierto es que, gracias a las federaciones de entidades de este tipo, se ha conseguido un trabajo mucho mejor.

Fijaos, por ejemplo, en la cantidad de entidades de este tipo que existen a lo largo y ancho de nuestra geografía. Lo podéis ver en la web del Ministerio de Asuntos Económicos, en concreto en su sección Avance Digital. Buena parte de las entidades de las que componen este sector y que se encuentran en esa base de datos se encuentran agrupadas en federaciones, lo que demuestra que esta manera de operar y de enfrentarse a los retos que nos pone por delante la realidad es eficiente y realmente útil a la hora de prestar los servicios que se requieren.

Para poder decir que un país está completamente desarrollado y que tiene posibilidades de que sus ciudadanos y ciudadanas experimenten la máxima de las calidades de vida posibles, es necesario que existan todas las infraestructuras que hacen posible esa calidad de vida y, sobre todo, ese acceso a los servicios básicos, como la electricidad, el gas, el agua… que no pueden faltar a la hora de tener cierta comodidad e higiene. En los últimos tiempos, está creciendo el número de instalaciones que se están realizando para garantizar el acceso a esos servicios, una noticia que, desde la Federación Nacional de Empresarios de Instalaciones de España (FENIE), consideran que quiere decir que va a ser posible que absolutamente nadie se quede sin tener acceso a esos servicios que venimos comentando.

Contribuyendo al desarrollo de nuestro país

Siempre hemos presumido de que España ha sido un país desarrollado, pero lo cierto es que eso lo hemos ido consiguiendo a medida que pasaban los años. Nadie nace con el desarrollo ya creado y forjado, así que en nuestro caso hemos tenido que hacer lo mismo que hicieron otros países antes que nosotros y que harán algunas otras naciones que se encuentran todavía en fase de desarrollo: invertir en instalaciones que hagan posible que todo el mundo pueda vivir lo suficientemente bien y que ni el frío ni la falta de higiene, por citar dos ejemplos, nos hagan la vida imposible.

El hecho de que en España haya aumentado el número de instalaciones no hace sino confirmar que estamos haciendo todo lo posible por contribuir a que la energía y los bienes de utilidad pública lleguen a todas partes. Hay zonas en España que, tradicionalmente y a causa de no haber estado demasiado pobladas, no han estado tan bien surtidas de elementos básicos como la electricidad. Y ya es hora de que alguien haga algo para cambiar esta situación.

Los bienes de los que hemos hablado son básicos y están reconocidos en textos legales como la Constitución. Por ende, tenemos la obligación ya no solo moral, sino legal, de hacer posible que todo el mundo disponga de ellos. Y podemos afirmar, ahora mismo, que en España se está trabajando por ello. Muchas personas se van a beneficiar y van a ver mejorada su vida a causa de ello. Es el objetivo que siempre ha perseguido nuestra sociedad.

 

 

 

Deja una respuesta