La tecnología, al servicio de la industria del automóvil español

La tecnología, al servicio de la industria del automóvil español

Sin ser una potencia mundial en lo relativo a este sector, la verdad es que España se ha constituído como uno de los países de referencia en lo relativo a la fabricación de vehículos en Europa. Es evidente que, a este respecto, estamos por detrás (muy por detrás) de un país como Alemania, que sin duda ejerce un papel predominante en todo lo relativo a la fabricación de vehículos. Pero en España también tenemos una buena producción y una venta de vehículos que ha comenzado a despegar una vez superada, al menos en parte, la crisis económica.

Han sido bastantes las empresas y miles los trabajadores que se han dedicado a la producción de vehículos en España y que se han manejado, por ende, con todo tipo de materiales, entre los que destacan dos: el acero y la chapa. Trabajar con estos dos materiales no es fácil. Por suerte, la tecnología ha sido de una gran utilidad en lo relativo a la utilización de estos dos elementos y nos proporciona ahora la mecánica ideal para realizar un trabajo eficiente, productivo y seguro.

La página web de Recambio Original publicó un artículo en el que informaba de cuáles eran los principales materiales para la construcción de automóviles. Este artículo resulta interesante debido a que hace un repaso por la historia de la fabricación de vehículos, haciendo hincapié en que las primeras carrocerías se realizaban con aluminio pulido mientras que, con el paso del tiempo, los fabricantes comenzaron a darse cuenta de lo caro que resultaba este material, pasando entonces a trabajar con acero y chapa.

Los fabricantes han vivido obsesionados con el peso de los vehículos que se han producido. La disminución de este peso ha sido considerado como muy importante por parte de los clientes. Para satisfacer esta demanda, las grandes marcas han tenido que dilucidar cuál es la mejor opción para la reducción de peso. La disminución del grosor de la chapa de acero ha sido la elección preferida por muchos según ha destacado un artículo publicado en la página web de Autocasión. Y es que la chapa todavía hoy continúa siendo un material de lo más elemental para la fabricación de todo tipo de vehículos.

La necesidad de reducir el peso de los coches ha sido lo que ha conducido a las empresas de fabricación de vehículos a apostar por un material como la chapa. Tecoi, una de las entidades que se encarga de la producción y venta de los más modernos sistemas de corte de chapa, ha experimentado, en opinión de sus profesionales, un repunte de su popularidad como consecuencia de la gran apuesta que están realizando las empresas productoras de vehículos por obtener este tipo de avances tecnológicos que tan necesarios son para mantener su popularidad.

La precisión es una necesidad en este sector

En el sector relativo a la producción de vehículos no nos podemos andar con chiquitas. Todo debe estar perfectamente estudiado: el peso de los vehículos que se fabrican, la aerodinámica, la seguridad que ofrece el chasis y todos los elementos destinados a tal efecto en el vehículo. Un centímetro arriba o abajo puede marcar una diferencia que pueda ser brutal a nivel de seguridad y de protección. Y esa diferencia no se puede dar en ninguno de los casos.

Los fabricantes son los primeros interesados en que todas las medidas sean las correctas porque de eso depende que sus productos pasen las revisiones pertinentes. De lo contrario, la productividad se reduce de un modo sustancial y los beneficios bajan de una manera drástica. Es por ello por lo que conviene ser precisos en la producción. El trabajo de mucha gente y la vida de otras tantas personas está en juego. Y para que sean conservadas ambas cosas no queda elección que no esté relacionada con las nuevas y las mejores tecnologías.

El mundo del automóvil siempre se ha visto obligado a contar con la mejor tecnología y así seguirá siendo si quiere mantenerse como un sector potente en España. En Alemania disponen de la mejor tecnología y ese es uno de los mayores secretos de su eficacia y su éxito en este sector. Copiar su modelo y apostar por el mismo modo de producción sería, para España, un éxito rotundo.

Deja un comentario