Conoce todo acerca de la prostodoncia.

Hoy en día los tratamientos de belleza están a la orden del día; quizá sea por el auge de las redes sociales, o quizá esto ocurra debido a que los estándares de belleza están por las nubes y cada vez se nos hace más complejo intentar llegar a cumplirlos. Sea como sea, la realidad es que los tratamientos de estética como los tratamientos dentales o las cirugías estéticas están sufriendo avances agigantados, y nos guste o no, esto también supone una serie de beneficios para todos nosotros.

Y es que gracias a la gran demanda que experimentamos actualmente de este tipo de servicios, el sector dental está cada vez más avanzado, pudiendo así ofrecer cada vez más tratamientos novedosos y revolucionarios como la ortodoncia invisible ¡imagínate!

Asimismo, en dicho contexto nos encontramos otro tipo de tratamientos que también nos ayuda a tratar diversos problemas bucodentales de manera eficaz, como es el caso de la prostodoncia, un tratamiento poco conocido pero que, a su vez, es completamente eficaz para tratar la pérdida parcial o completa de piezas dentales en nuestra dentadura.

¿Qué es la prostodoncia?

La prostodoncia es una rama de la odontología que se especializa en la restauración y reemplazo de dientes perdidos o dañados, así como también trabaja la rehabilitación de la función oral, la estética y la salud bucal en general.

De esta forma, los dentistas que trabajan este sector son expertos en diseñar y colocar prótesis dentales como coronas, puentes y dentaduras completas y parciales, para poder restaurar así la función masticatoria y la apariencia estética de cada paciente.

¿En qué se diferencia este tratamiento del tratamiento de implantes dentales?

La diferencia principal entre la prostodoncia y el tratamiento de implantes dentales radica en el enfoque y el método utilizado para restaurar la función y la estética dental:

  • Por una parte, la prostodoncia se centra en la restauración de los dientes y la función oral utilizando prótesis dentales, ya sean fijas o removibles.

Estos aparatos incluyen coronas, puentes y dentaduras completas o parciales, los cuales están diseñados específicamente para reemplazar dientes perdidos, dañados o debilitados.

Asimismo, los prostodoncistas son especialistas en evaluar la salud oral de los pacientes y diseñar prótesis que se adapten de manera adecuada a sus necesidades, restaurando así la función masticatoria, la estética y la salud bucal en general.

  • Por otro lado, el tratamiento de implantes dentales implica la colocación de aparatos de titanio en el hueso maxilar o mandibular, que actúan como raíces artificiales para sostener prótesis dentales, como coronas o puentes.

De esta forma, los implantes dentales ofrecen una solución más permanente y estructuralmente integrada para reemplazar dientes perdidos. Una vez que los implantes se integran con el hueso durante un período de cicatrización, las prótesis dentales son colocadas sobre ellos, restaurando la función masticatoria y la estética dental.

En conclusión: mientras que la prostodoncia se enfoca en la restauración de los dientes utilizando prótesis dentales, los implantes dentales necesitan colocar dispositivos de titanio en el hueso para proporcionar una base sólida para sujetar las prótesis. Esta diferencia en el método de sustitución de los dientes perdidos determina en gran medida el enfoque del tratamiento, la durabilidad de la solución y el proceso de recuperación.

¿Cómo sé si necesito realizarme una prostodoncia?

Para saber si necesitamos o no realizarnos un tratamiento de prostodoncia, debemos consultar principalmente a un experto en salud dental. Sin embargo, también existen algunas señales o síntomas que podemos notar por nosotros mismos y que nos avisan de la necesidad de realizar este tratamiento:

  1. Pérdida de dientes.

Como defienden los profesionales de Clínica Dental M16, si has perdido uno o varios dientes debido a caries, enfermedades periodontales, lesiones u otras causas, es posible que necesites una prostodoncia para reemplazar esos dientes perdidos y restaurar la función masticatoria y la estética.

  1. Dientes dañados o debilitados.

Si tienes dientes gravemente dañados o debilitados debido a caries extensas, fracturas u otras lesiones, es posible que necesites prótesis dentales (como coronas) para restaurar la forma, la función y la fuerza de esos dientes.

  1. Dificultad para masticar o hablar.

La presencia de dientes perdidos o dañados puede dificultar la masticación de los alimentos o la pronunciación de las palabras; por ello, si sientes dificultades para masticar o hablar a causa de estos problemas dentales, es posible que necesites una prostodoncia para restaurar la función oral.

  1. Dolor dental crónico.

El dolor persistente en los dientes o las encías puede ser un signo de problemas dentales subyacentes, como caries extensas, infecciones o enfermedad periodontal avanzada.

Por ello, si experimentas dolor dental de forma crónica, es importante que consultes con un dentista, para que éste pueda evaluar si una prostodoncia es necesaria para tratar la causa subyacente del dolor.

  1. Problemas con la alineación de la mandíbula o la mordida.

De igual forma, los problemas de alineación de la mandíbula o los problemas con la mordida también pueden causar molestias, dificultades para masticar y causar un desgaste anormal de los dientes. Si esto ocurre, es posible que el dentista te recomiende para solucionarlo hablar con un experto que te aplique prótesis dentales para corregir estos problemas.

  1. Problemas estéticos.

Por último, si no estás satisfecho con la apariencia de tu sonrisa debido a la falta de dientes, o a la presencia de dientes dañados o descoloridos, una prostodoncia puede ayudar a mejorar la estética dental y restaurar tu confianza en tu sonrisa.

 

Articulos recientes

Descubre cuáles son las mejores empresas según los usuarios.  Olvídate de las estadísticas, de los