Consecuencias de la glosodinia sobre nuestra salud

Consecuencias de la glosodinia sobre nuestra salud

La glosodinia, más conocida como síndrome de boca ardiente o síndrome de ardor bucal, es un trastorno doloroso que causa dolor, escozor u hormigueo en la boca pudiendo afectar a la lengua, labios, encías, parte interna de los pómulos, parte superior de la boca…, produciendo un ardor constante como si nos hubiésemos quemado la boca. La Asociación Internacional para el Estudio del Dolor la define como una sensación crónica de ardor intra oral sin causa ni enfermedad identificable tanto local como sistémica. Se estima que la prevalencia en la población en general es de un 0,7 a un 15 por ciento. Este síndrome es más común en las mujeres que en los hombres, con una relación de cinco a uno y en adultos que han superado los 60 años.

Sus síntomas pueden presentarse de forma súbita o progresiva, continua o por fases, algunas personas sienten un dolor constante todos los días, en otras el dolor aumenta a lo largo del día, muchas reducen su dolor al comer o beber, pero puede llegar a sentirse durante mucho tiempo y no saber por qué puesto que su causa es difícil de precisar, entre las más frecuentes podemos citar:

  • Cuando no es causado por un problema médico subyacente. En este caso se considera causado por daño a los nervios que controlan el dolor y el gusto.
  • Cuando existe un problema médico subyacente, que puede ser cambios hormonales, enfermedad de la tiroides, infección oral por candidiasis, medicamentos utilizados para tratar la tensión arterial, carencias nutricionales con una baja concentración de hierro, zinc, ácido fólico, vitamina B12, utilización de dentadura postiza con prótesis mal ajustadas, tratamiento dental, menopausia, alcoholismo, ansiedad, estrés, quimioterapia, radioterapia, diabetes, reacciones alérgicas a alimentos, reflujo ácido, gastritis, colitis ulcerosa…

Los principales síntomas que se presentan son:

  • Sensación de ardor, escozor, picor, adormecimiento u hormigueo en la lengua, labios, encías, paladar…
  • Resequedad en la boca.
  • Sabor amargo o metálico.
  • Perdida del gusto.
  • Paladar áspero.

Este síndrome es difícil de diagnosticar puesto que no se puede ver al examinar al paciente y dado que no hay una causa concreta y conocida. Además, tampoco se puede prevenir o evitar. El odontólogo examinará la boca del paciente y hará preguntas sobre la historia clínica y los síntomas que presenta para identificar una posible causa, incluso puede realizar o solicitar otras pruebas para descartar cualquier otro problema. Si existe algún factor que este causando este trastorno como, por ejemplo, algún determinado medicamento el odontólogo podría aconsejarle reemplazarlo por otro. Por ello y para garantizar una vida sana, nosotros os recomendamos que acudáis a la clínica dental Patricia Aneiros de Ferrol, para que os examine su equipo multidisciplinar que une la más completa y dilatada experiencia a una dedicación humana para que junto con la última y más avanzada tecnología en aparatología y tratamientos dentales consiga detectar y subsanar los diferentes problemas que ocurran en cada una de las bocas examinadas a tiempo.

Dado que no existe un tratamiento específico lo único que se puede tratar son los síntomas que presenta, a la vez que seguir los consejos útiles que nos ofrece el especialista como beber líquidos en abundancia para evitar la sequedad, masticar chicle para aumentar la salivación, evitar comidas picantes y calientes, probar una nueva marca de pasta dental, evitar el consumo de azúcares, bebidas alcohólicas o tabaco, alimentos y bebidas ácidas como zumos cítricos, frutas, refrescos o café, el enjuague bucal con alcohol, extremar la higiene bucal, cuidar el estado anímico, evitando o tratando, si fuese preciso los cuadros de tipo ansioso o depresivo, etc.

Las Dinias

La glosodinia es un trastorno perteneciente al grupo de las Dinias, enfermedades o síndromes dolorosos crónicos poco conocidos que afectan a las mucosas con predilección por las regiones orocervical y urogenital, hay estudios que las asocian con patología psiquiátrica, por lo que se trataría de la presentación clínica de un cuadro depresivo en el que se refiere malestar en determinadas zonas del cuerpo que provocan picores, quemazón, ardor o inflamación y que pueden estar relacionadas con ansiedad, estrés depresión, fibromialgia, lumbalgia y en general con todas las algias más comunes entre otras patologías. Se considera que un 75% de las dinias pronosticadas están asociadas a un trastorno psicosomático, siendo más frecuentes en mujeres de los 40 a 60 años. Las más comunes en mujeres son la glosodinia y la vulvodinia, que afecta a la vulva, mientras que en los hombres son las anodinias que afectan al ano y las penidinias que afectan al pene.

Deja un comentario