Mantenimiento de tejados ante las fuertes precipitaciones de 2018

Mantenimiento de tejados ante las fuertes precipitaciones de 2018

Hemos vivido uno de los inviernos más duros que muchos podemos recordar, un invierno parecido a esos que nuestros abuelos nos describían para referirse a los años 30, 40 o 50. Un invierno que ha traído una cantidad de lluvia como la que jamás habíamos visto, granizadas e incluso nevadas, una condición atmosférica que poco a poco parecíamos estar perdiendo en un país como el nuestro.

Las consecuencias del invierno se hacen evidentes ahora que la primavera ha llegado y que el sol comienza a aparecer con mucha más fluidez a como lo hacía durante los meses de enero o febrero. Nos referimos a consecuencias que van más allá del frío o del simple perjuicio que tiene para el turismo (por poner un ejemplo) el hecho de que el cielo se encuentre encapotado. Nos referimos, por ejemplo, al grave perjuicio que supone para los tejados el haber tenido que soportar la gran cantidad de agua que ha caído durante los últimos meses. Un agua que ha desgastado de manera importante e incluso grave buena parte de los tejados españoles.

En un país como Argentina, por ejemplo, muchísimos albañiles reconocieron tener que estar trabajando a destajo para reparar muchos de los techos que habían sido debilitados como consecuencia de la lluvia, tal y como relata este artículo del diario Los Andes. Aunque vivimos al otro lado del Atlántico y España es un país que cuenta con mejores construcciones e infraestructuras que Argentina, lo cierto es que no se pueden perder de vista este tipo de problemas.

Teniendo en cuenta también que, tal y como afirma el diario El Economista en un artículo publicado el primer día de marzo de este mismo año, España ha sufrido durante este invierno los días más lluviosos de la década. Unos días que desde luego sería más correcto catalogar como meses, puesto que enero, febrero y buena parte de marzo han dejado una cantidad de precipitaciones como la que hacía tiempo que no se recordaba. Y eso deja más problemas de los que inicialmente se han previsto.

Como consecuencia de esas lluvias que nos han mantenido en casa durante muchos días este invierno, muchos de nuestros tejados y cubiertas necesitan ahora una reparación a causa del desgaste producido o de las filtraciones que han aparecido. En efecto, los profesionales de una de las entidades que se encargan de labores como esta, Cubiertas Estévez, han notado un repunte de las llamadas recibidas durante el pasado mes de abril. Y es que hay muchas personas preocupadas por el estado de sus tejados después de que haya pasado un mal tiempo que este 2018 se ha extendido mucho más de lo normal y que ha hecho más grande su intensidad.

Es fundamental no darle una oportunidad más a las lluvias (460)

Aunque este mes de abril también ha traído lluvias hasta muchas de nuestras ciudades, es cierto que se ha notado una mejoría en lo que a las temperaturas y a la incidencia del sol se refiere. Es, por lo tanto, la hora de que tomemos medidas al respecto. O, si se prefiere, hacerlo durante el verano. Pero es necesario tener en cuenta que las lluvias van a regresar de cara al próximo otoño y que, para entonces, nuestros tejados y nuestras cubiertas ya tienen que estar libres de todo peligro y desgaste.

Como han evidenciado los profesionales de Cubiertas Estévez, ya hay muchas personas que han tomado medidas al respecto, personas que han sido conscientes de que la lluvia juega un papel muy importante en el desgaste de los tejados. Y es que, aunque es necesaria de un modo incuestionable para nuestra sociedad y para la gente que la compone, el agua también puede llegar a ser muy traicionera si la relacionamos con otro tipo de asuntos. Así que la mejor alternativa en lo que tiene que ver con las lluvias de este invierno consiste en ser prudente y verificar que ninguna de nuestras propiedades ha sido dañada.

La más mínima tregua de las lluvias es la mejor amiga para tratar de poner toda la carne en el asador y evitar cualquier tipo de desperfecto. No hay que recordar que cualquier día las precipitaciones pueden volver a marcar nuestro día y que, teniendo en cuenta la fuerza con la que caen en una estación como la primavera, esto puede acarrear terribles consecuencias para nuestro tejados

Deja un comentario